buscar

Verso | ESPAÑOLA | SIGLOS XX Y XXI | SINFONICA (2 CD)

Facebook Twitter
En este momento, no disponemos de stock físico de este artículo en nuestros almacenes. Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico si desea que le avisemos cuando esté disponible.

precio

23,90 €

María Teresa Prieto
Obra sinfónica completa


REF.: VRS 2047
EAN 13: 8436009800471



FECHA DE PUBLICACIÓN
13/03/2008

INTÉRPRETES

Carlos Prieto, violonchelo
Orquesta de Córdoba
José Luis Temes, director


DATOS DE PRODUCCIÓN
Todas las obras, primera grabación mundial

CONTENIDO

María Teresa Prieto (1896-1982):

CD 1

1. Impresión sinfónica (1940) (12'50'')
2-4. Sinfonía asturiana (Sinfonía I) (1942) (27'36'')
5. Chichen Itzá, poema sinfónico (1944) (7'38'')
6-8. Sinfonía breve (Sinfonía II) (1945) (14'25'')

CD 2

1. Adagio y fuga (1948) (8'44'')
2-4. Sinfonía de la danza prima (Sinfonía III) (1951) (18')
5-9. El palo verde, suite de ballet (1967) (15'54'')
10-11. Cuadros de la naturaleza (1965/67) (7'16'')
12-13. Tema variado y fuga en estilo dodecafónico (1967) (9'20'')

2 CD - DDD - 62'17''+58'56''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

De verdadero acontecimiento para la música española cabe calificar la aparición del doble album compacto publicado por Verso que contiene, en muy acertadas versiones, las obras sinfónicas completas de María Teresa Prieto (1896-1982). Nacida en el seno de una familia ovetense de fuerte tradición musical, se formó con el pianista y compositor Saturnino del Fresno, que llegó a acompañar a Sarasate, y al morir su padre se trasladó a Madrid, donde prosiguió los estudios en el Conservatorio. Su hermano Carlos, importante empresario además de violinista, radicado en México desde 1923, fue un destacado mecenas de la música que apoyó con sabiduría y entusiasmo a numerosos compositores. Los músicos exiliados de la guerra civil española siempre hallaron en él ayuda y amistad, y entre ellos contaban el matrimonio Bal y Gay, Rodolfo Halffter, Gustavo Pittaluga y Adolfo Salazar. Don Carlos mantuvo una gran amistad con maestros mejicanos de la importancia de Galindo, Moncayo, Chavez y Ponce. Estos dos últimos, además de buenos amigos de la familia Prieto, fueron profesores de María Teresa. Cuando Darius Milhaud pasó por México (y por la casa de los Prieto, como solía ocurrir) aceptó dar clases en el Mills College de Oakland a María Teresa. Nos parece reconocerla, junto a otras compañeras de estudio, en una rara fotografía tomada en el citado colegio californiano, detrás de Milhaud, el cual toca el piano junto a la cantante francesa (recién nacionalizada estadounidense) Lily Pons.
Mujer muy sensible, solitaria y recluida en su mundo sonoro, María Teresa Prieto llegó pues a la composición sinfónica con un importante bagaje musical y cultural. Amó mucho su tierra natal, y sus composiciones iniciales se enmarcan en un nacionalismo de signo asturiano que resulta sumamente atractivo en su tratamiento, y buen testimonio de ello es la Primera Sinfonía, Asturiana, equiparable a obras como la Sinfonia sevillana de Turina, la Sinfonía en las montañas de Galicia de Gaos, la Aitana de Esplá o la Pirenaica de Guridi, salvando distancias y estilos. Si en ella Prieto no recurre a motivos estrictamente asturianos para lograr ese clima cántabro, tampoco en el poema sinfónico Chichen Itzá parece manejar motivos indígenas para trasladarnos al misterioso mundo de los mayas de la península de Yucatán. El ilustre Carlos Chávez estrenó esta obra y también la segunda de sus sinfonías, la Sinfonía breve, realmente una partitura de plenitud de la compositora asturiana que mereció ser dirigida poco después por Ataulfo Argenta al frente de la ONE y creo que por el gran Erich Kleiber. También Argenta, el gran Argenta (que no fue solo grande Erich Kleiber) dio a conocer en el Palacio de la Música madrileño el poema Chichen Itzá. Su tercera sinfonía de Prieto, la Sinfonía de la danza prima, ahora sí, deja entrever el eco de una muy remota danza asturiana. En el Adagio y fuga para violonchelo y orquesta se aprecia ya una evolución de la autora en el plano armónico, tal vez consecuencia del análisis de obras más cromáticas durante sus estudios con Milhaud. Es solista de la obra el sobrino de María Teresa, Carlos Prieto, violonchelista que muestra aquí la musicalidad y bello sonido de quien ha sido y es una de las mayores figuras como intérprete de la música en América.
En fin, ambos discos están llenos de agradables sorpresas. Lo son los dos Cuadros de la naturaleza, donde Prieto emplea la técnica del dodecafonismo en el ámbito sinfónico por vez primera. En el primero, titulado Asturias, vuelve a utilizar el tema de La barca marinera, como si necesitara, más de veinte años después, retornar a su lejana infancia y juventud española con la nostalgia de ese violín solista. En el segundo cuadro, El valle de México, Prieto recurre a la variación sobre un diseño melódico que se encomienda principalmente al oboe. El Tema variado y fuga, de 1968, lo dedica a su sobrino el violinista Juan Luis Prieto. Su atonalismo va más allá de la aplicación esporádica con fines expresivos,para manifestarse más ordenadamente serial y de un cromatismo de más hondo alcance.
Las notas excelentes de José Luis Temes, director de la orquesta de Córdoba en esta ocasión, nos eximen de más comentarios. Solamente añadir que el director madrileño vuelve a demostrar su condición de descubridor y exhumador de escondidos tesoros de nuestro patrimonio, que deberían dejar de serlo si las orquestas españolas decidiesen cumplir (algunas ya lo hacen) con un deber ineludible en cualquier país musicalmente culto.

ANDRES RUIZ TARAZONA

+ del mismo sello

17,95 € 15,25 €
Verso
Dan Yuhas
Coloured Lines [Obras de cámara y para ensemble]
13,95 € 11,85 €
Verso
La música extremada
Obras para órgano (siglos XV-XVIII)
13,95 € 11,85 €
Verso
Música Ricercata
Obras para piano de Ligeti, Messiaen, Takemitsu y...
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
Lunes a viernes
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados
11:00-14:00
Festivos cerrado