buscar

Verso | CAMARA | ESPAÑOLA | RECITAL VOCAL | SIGLOS XX Y XXI (1 CD)

Facebook Twitter

precio

13,95 €

Fabián Panisello
Libro del frío


REF.: VRS 2112
EAN 13: 8436009801126
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el jueves 17/10/2019

Acaso sea la rapidez la sensación más nítida que la música de Fabián Panisello transmite en una primera escucha: rapidez de gesto y de pensamiento. El programa de este disco ofrece numerosas muestras al respecto. Está la rapidez lúdica de “Patterns”, “Metric Modulation” y “Hoquetus”, tres de las Cinco piezas métricas. Está la rapidez fluyente y vertiginosa de “Light on water” y la rapidez algo rústica de la segunda mitad de “Sand patterns”, pertenecientes a los Tres movimientos para cuarteto de cuerda. Está la rapidez ebria de “Era veloz” y “El vino era azul”, o la rapidez inquieta de “No tengo miedo ni esperanza” y “Amé todas las desapariciones”, capítulos todos ellos del Libro del frío.

”Me gusta que mi música tenga un carácter aéreo y que solo en momentos puntuales toque tierra”, confiesa el compositor. Tocar tierra es detenerse, anclarse, mientras que fluctuar en el aire es entregarse a un estado continuo de movimiento. La rapidez es en definitiva expresión sintomática de aquello que constituye la verdadera alma de la música de Panisello: el movimiento. Todas sus piezas pueden entenderse como modulaciones del movimiento, flujos de acontecimientos diversos cuyos ritmos y modalidades el músico brinda a la percepción del oyente.


FECHA DE PUBLICACIÓN
20/10/2011

INTÉRPRETES
Allison Bell, soprano
Ensemble Meitar
Fabián Panisello, director


CONTENIDO

Fabián Panisello (1963):

Cinco piezas métricas (2000) [15:15]
1. Patterns [3:40]
2. Sancta Maria [2:39]
3. Metric Modulation [1:12]
4. Lento [3:24]
5. Hoquetus [4:20]

Libro del frío (2011) [25:33] para soprano y ensemble
[Sobre textos de Antonio Gamoneda]
I. Introducción [3:14]
II. Tengo frío [1:21]
III. Era sagaz en la prisión del frío [2:51]
IV. Era veloz [0:58]
V. Sobre excremento de rebaños [1:43]
VI. Intermedio I [0:29]
VII. El cuerpo esplende [2:26]
VIII. El vino era azul [1:36]
IX. Gritan las serpientes [2:10]
X. Intermedio II [3:31]
XI. No tengo miedo ni esperanza [1:27]
XII. Amé las desaparaciones [1:44]
XIII. Amé todas las pérdidas [1:59]

Three movements para cuarteto de cuerda (2006) [18:28]
19. Light in Water [7:41]
20. Sand Patterns [5:11]
21. Song [5:37]

1 CD - DDD - 59'23''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

“Transparente, secreto”, indica Fabián Panisello en la partitura de sus Piezas métricas. Dos atributos contradictorios y, por lo mismo, trascendentes. Para Stefano Russomanno, es la velocidad la que hace trascendente la música de Fabián Panisello. Sí, pero, ¿por qué? Lo propio de la velocidad es avanzar, no trascender. Para alcanzar la trascendencia, la velocidad ha de hacerse circular, revolverse en espiral sobre sí misma, suspender el tiempo lineal y, habiendo renunciado al avance en ninguna de las dimensiones conocidas, abrir para sí, y para todos nosotros, una dimensión nueva. Una música trascendente no puede dirigirse a ninguna parte distinta de sí. A esa pureza de forma, ¡santo grial de los compositores!, se va acercando Panisello con cada giro que da a sus personales caleidoscopios: el de los “patterns” –patrones repetitivos–, el de las polifonías complejas –medievales, balcánicas o africanas– y el del “espectro”: ese despliegue de infinitos sonidos que la naturaleza ha encerrado dentro de cada sonido y que a Panisello le sirve para reunir en su paleta de creador lo pentatónico, lo diatónico y lo cromático, o sea, el folclore, el pasado y el presente, o sea, la música toda. Por otra parte, más que compositor, Panisello es un “ritmador”, como el gran Messiaen, que inventó el término, como el último Ligeti y como el Falla de las cadencias de ritmo interno. En las Piezas métricas (2000), el ritmo –¡la velocidad!– aligera la forma y la estiliza hasta dar en una holanda casi transparente, que toma luego cuerpo en el tejido de los Tres movimientos para cuarteto (2006). Cuando un artista se acerca a la pureza formal, obtiene sin buscarla la recompensa de la expresión, e incluso de la evocación. Así sucede con el Libro del frío (2011), sobre Gamoneda, un frío hospitalario, o sea, inhóspito, de tubos viales y azulejos higienizados. La neozelandesa Allison Bell está espléndida en las partes cantadas y algo monótona en las habladas y susurradas. Los israelíes del Ensemble Meitar, dirigidos por Panisello, dan un sonido nítido y exacto, emitido, además, –¡máxima virtud!– con naturalidad. Su puesto está en la primera fila internacional.

Álvaro Guibert

Acaso sea la rapidez la sensación más nítida que la música de Fabián Panisello transmite en una primera escucha: rapidez de gesto y de pensamiento. El programa de este disco ofrece numerosas muestras al respecto. Está la rapidez lúdica de “Patterns”, “Metric Modulation” y “Hoquetus”, tres de las Cinco piezas métricas. Está la rapidez fluyente y vertiginosa de “Light on water” y la rapidez algo rústica de la segunda mitad de “Sand patterns”, pertenecientes a los Tres movimientos para cuarteto de cuerda. Está la rapidez ebria de “Era veloz” y “El vino era azul”, o la rapidez inquieta de “No tengo miedo ni esperanza” y “Amé todas las desapariciones”, capítulos todos ellos del Libro del frío.

Categoría a veces denostada, confundida a menudo con los fogonazos de una brillantez aparatosa y superficial, la rapidez ha representado en cambio un foco permanente de seducción para compositores y público a lo largo de la historia de la música. El aura mágica y trascendental que rodea el virtuosismo así lo atestigua. Ahora bien, en una música como la de Panisello, donde la acentuación métrica desempeña un papel primordial, la rapidez otorga a los materiales sonoros una condición de ligereza y fluidez, evita que las articulaciones adquieran unas características demasiado marcadas y pesadas. Al mismo tiempo, permite una percepción más clara de los cambios y de las evoluciones del discurso musical, algo parecido a observar la eclosión de una flor a cámara rápida. Finalmente, la rapidez conlleva un matiz espiritual, en el sentido de dotar a la música de un rasgo más aéreo que corpóreo, otorgándole un efecto de levitación.

”Me gusta que mi música tenga un carácter aéreo y que solo en momentos puntuales toque tierra”, confiesa el compositor. Tocar tierra es detenerse, anclarse, mientras que fluctuar en el aire es entregarse a un estado continuo de movimiento. La rapidez es en definitiva expresión sintomática de aquello que constituye la verdadera alma de la música de Panisello: el movimiento. Todas sus piezas pueden entenderse como modulaciones del movimiento, flujos de acontecimientos diversos cuyos ritmos y modalidades el músico brinda a la percepción del oyente.

descuentos especiales

13,95 €

Verso
Fabián Panisello
Libro del frío

16,95 €

Neos
Fabián Panisello; György...
Estudios para piano
30,90 €
29,36 €

13,95 €

Verso
Fabián Panisello
Libro del frío

16,95 €

Neos
Fabián Panisello; György...
Estudios para piano

13,95 €

Verso
Juan J. Colomer
Naturaleza humana
44,85 €
40,37 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Neos
Fabián Panisello; György...
Estudios para piano

+ del mismo sello

13,95 €
Verso
Ángel Arteaga
Retrato
13,95 €
Verso
La Mutine
Piezas para tiorba
13,95 €
Verso
Dúo Concertante
Obras del romanticismo para oboe y piano
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00