buscar

Arsis | RECITAL VOCAL | SIGLOS XX Y XXI (1 CD)

Facebook Twitter

precio

15,95 €

Ferdinand Rebay
Der Kleine Rosengarten; Seis cantos populares rusos;...


REF.: ARSIS 4240
EAN 13: 8435042600338
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el martes 15/10/2019

A pesar de su gran corpus compositivo y su importante labor como director coral y profesor de piano en Viena, el nombre de Ferdinand Rebay ha permanecido oculto hasta la actualidad. El interés de Rebay por la guitarra se despertó con toda seguridad por su sobrina, la guitarrista Gertha Hammerschmied (1906-1985), y por el profesor de ésta, Jakob Ortner, colega de Rebay en la Musikakademie. Su estilo compositivo es, sin lugar a dudas, conservador, dadas las revoluciones musicales de la época; de influencia profundamente brahmsiana, sus obras incorporan con frecuencia elementos folclóricos alemanes y austríacos, y muestran hasta cierto punto una relativa apertura al impresionismo. La importancia del ciclo “34 Gedichte aus Hermann Löns ‘Der kleine Rosengarten’ ”, al margen de su alta calidad intrínseca, radica en el hecho de que es, probablemente, el primer gran ciclo de Lieder de la historia de la literatura guitarrística, y en el tratamiento casi pianístico de la guitarra. La elección de la poesía de Hermann Löns para su musicalización por parte de Rebay no parece casual; la música del autor austríaco, plena de elementos inspirados por el folclore germano y austríaco, encaja perfectamente con el estilo de Löns, profundamente influido por la naturaleza y por el folclore alemán.


FECHA DE PUBLICACIÓN
20/12/2010

INTÉRPRETES

Maximilian Kiener, tenor
Gonzalo Noqué, guitarra



CONTENIDO

Ferdinand Rebay (1880-1953):

34 Canciones sobre Der kleine Rosengarten de Hermann Löns (ext.)
1 - Der Rosengarten (3:38)
2 - Das Irrlicht (3:04)
3 - Der Tauber (2:09)
4 - Abendlied (2:56)
5 - Der Abschiedsstrauss (3:17)
6 - Verloren (2:24)
7 - Im Walde (1:41)
8 - Die Strafe (2:32)
9 - Trost (2:35)
10 - Irrkraut (2:33)
11 - Erwartung (2:04)
12 - Das Hederitt (2:08)
13 - Das Vergißmeinnicht (5:20)
14 - Der sonderbare Vogel (1:26)
15 - Wilde Rosen (1:52)
16 - Der gefährliche Jägersmann (1:20)

Seis cantos populares rusos:
17 - Wiegenlied (Nach W. N. Gartefeldt) (5:16)
18 - Von der Insel dort (Aus der Tajga) (2:38)
19 - Die Glocken von Nowgorod (Nach Mussorgskij) (0:23)
20 - He uch-la! (Gesang der Wolgabootschlepper nach Balakireff) (1:00)
21 - Dubinuschka (Gesang der Hafenarbeiter) (1:19)
22 - An der Mutter Wolga (Altes russisches Volkslied) (4:00)

Johannes Brahms (1833-1897) [arr. Ferdinand Rebay]:

23 - Die Sonne scheint nicht mehr [WoO 33/5] (1:24)
24 - Da unten im Tale [WoO 33/6] (2:53)

1 CD - DDD - 60'39''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Si hay un músico cubierto o sea pasible de ser descubierto, es el vienés Ferdinand Rebay (1880-1953). Fue compositor, maestro, director de coros y –cosa insólita en ese tiempo y ese lugar– autor de obras para la guitarra. Estrenado y considerado en su época, sufrió persecución durante la ocupación nazi entre 1938 y 1945, cuando cesó en sus cargos.

Las obras incluidas en el presente compacto salen a la luz y al oído gracias a su hallazgo en bibliotecas y archivos en forma de manuscritos. O sea que nunca se las imprimió y es difícil saber si se las conoció ante algún público. El ciclo La pequeña rosaleda, que incluye una pieza debida muy probablemente a Gerta Hammerschmied (ésta es la única que sí se editó) data de 1937. Las rusas son de datación apenas aproximada. Los Brahms se fechan en 1938.

El mencionado ciclo, que consta de 34 números, de los cuales sólo se incluyen 16, cuenta con versos de Hermann Lön y se puede considerar la primera serie de Lieder con acompañamiento de guitarra. Este instrumento se presta perfectamente a la inspiración popular de su música, fiel a una simétrica propuesta del poeta. Melodías sencillas y directas, resueltas en claras estrofas, aportan una atmósfera de amable sinceridad y una frescura intemporal, como suele ocurrir con la música de los pueblos.

Las otras obras del menú son transcripciones. Seis tienen origen ruso, entre anónimos, Mussorgsky, Balakirev y Gartefeldt. Como la inspiración es asimismo popular, la actuación de la guitarra resulta pertinente y proporciona un color climático muy acertado. Algo parecido ocurre con los dos Brahms, extraídos de las Canciones populares alemanas (1894). ¿Brahms con fondo de de guitarra? Pues sí, por lo mismo que en los casos anteriores. Sin duda, el enorme Hans habría aprobado sonriente la tarea del maestro Rebay.

Blas Matamoro

---

A pesar de su gran corpus compositivo y su importante labor como director coral y profesor de piano en Viena, el nombre de Ferdinand Rebay ha permanecido oculto hasta la actualidad.

Nacido en Viena el 11 de junio de 1880, Rebay recibió su primera formación en el violín y en el piano desde edad temprana. Su padre era editor de la casa “Rebay & Robitschek”, y su madre, Therese Rebay, quien había estudiado con Anton Bruckner, fue la responsable de sus primeras lecciones de piano. Con diez años, fue admitido como niño cantor en la Abadía de Heiligenkreuz, en Viena, donde recibirá una profunda enseñanza musical y sobresaldrá como contralto, cantando como solista para el Emperador Francisco José I. Tras su estancia de cinco años, Rebay centró sus esfuerzos en la pintura, naciendo igualmente su interés por la composición, de la mano del musicólogo y estudioso schubertiano Eusebius Mandyczewski. Cuando en 1901 entra a formar parte de la clase de piano de Joseph Hofmann en el Conservatorio de Viena (la actual Universität für Musik und darstellende Kunst), Rebay ya había comenzado a ser conocido como compositor de Lieder y obras corales. En el conservatorio vienés, prosiguió su formación compositiva con Robert Fuchs (1847–1927), uno de los pocos autores elogiados por Brahms, y maestro de importantes compositores como Gustav Mahler, Jean Sibelius, Richard Strauss o Erich Wolfgang Korngold. Durante este período de estudios con Fuchs, Rebay fue galardonado con varios premios, entre ellos el Brahms-Prämie y la medalla de plata de la Gesellschaft der Musikfreunde, concluyendo su formación en 1904, y consiguiendo la máxima distinción con su obra final Erlkönig, para orquesta sinfónica, composición alabada por su maestro Robert Fuchs como la pieza de más calidad en sus 29 años de enseñanza en el centro.

Desde ese mismo año y hasta 1920, Rebay desempeñará la labor de director del Wiener Chorverein y del Wiener Schubert- bund, siendo entonces elegido profesor de piano en la Musikakademie, puesto que perderá en 1938, tras la anexión de Austria a la Alemania nazi (muy probablemente debido a que se consideró que poseía un porcentaje de ascendencia judía), y que recuperará años después, en 1945.

El interés de Rebay por la guitarra se despertó con toda seguridad por su sobrina, la guitarrista Gertha Hammerschmied (1906-1985), y por el profesor de ésta, Jakob Ortner, colega de Rebay en la Musikakademie. Su estilo compositivo es, sin lugar a dudas, conservador, dadas las revoluciones musicales de la época; de influencia profundamente brahmsiana, sus obras incorporan con frecuencia elementos folclóricos alemanes y austríacos, y muestran hasta cierto punto una relativa apertura al impresionismo. En el caso de su repertorio guitarrístico, ese componente brahmsiano de sus composiciones (un hecho virtualmente único en la literatura del instrumento), su refinada técnica compositiva, y su enorme producción, sitúan a estas piezas en un lugar privilegiado dentro de la historia de la guitarra.

El ciclo “34 Gedichte aus Hermann Löns ‘Der kleine Rosengarten’ ” se conserva en una versión manuscrita autógrafa (excepto en el caso de la canción “Der Rosengarten”, probablemente surgida de la mano de Gertha Hammerschmied), y actualmente ubicada en la Biblioteca de la Abadía de Heligenkreuz. La portada del manuscrito contiene la inscripción “Viena, otoño de 1937, desde mediados de septiembre hasta mediados de diciembre”, y cada una de las canciones incluye la fecha exacta en que fue compuesta. De las 34 canciones, sólo 18 se conservan; de esas supervivientes, dos de ellas fueron claramente concebidas para una voz femenina, por lo que no se incluyen en esta grabación. El manuscrito no incluye ninguna indicación respecto al orden de las canciones, por lo que hemos optado por una elección puramente personal.

La importancia de este conjunto de canciones, al margen de su alta calidad intrínseca, radica en el hecho de que es, probablemente, el primer gran ciclo de Lieder de la historia de la literatura guitarrística, y en el tratamiento casi pianístico de la guitarra. La elección de la poesía de Hermann Löns para su musicalización por parte de Rebay no parece casual; la música del autor austríaco, plena de elementos inspirados por el folclore germano y austríaco, encaja perfectamente con el estilo de Löns, profundamente influido por la naturaleza y por el folclore alemán. Paradójicamente, Rebay, que cayó en desgracia tras la anexión nazi de Austria a Alemania por sus posibles orígenes judíos, eligió a Hermann Löns, quien tras su muerte (ocurrida en 1914) fue considerado por los nazis como uno de “sus” escritores (su cuerpo fue incluso exhumado y vuelto a enterrar en el brezal de Lüneburg por petición del propio Adolf Hitler).

Las canciones incluidas en este ciclo representan a la perfección la habilidad de Rebay para combinar la tradición popular (“Volkslied”) con el Lied “artístico” (“Kunstlied”); formalmente responden tanto a los llamados Lieder estróficos (en los que la misma música se utiliza para todas las estrofas del texto, como en el caso de “Der Tauber” o “Das Irrlicht”), como a los denominados Lieder “duchkomponiert”, en los que cada estrofa tiene su propia música (como por ejemplo, “Der gefährliche Jägersmann”). Rebay incluso emplea algunas formas más complejas, como en el Lied “Verloren”, construido en torno a una forma A-B-A-B con coda en el que la estructura armónica de la pieza confiere a la misma la impresión de una forma sonata sin desarrollo.

Los “Sechs russische Volkslieder” se conservan en dos versiones manuscritas en la Biblioteca Nacional de Austria, en Viena, versiones que, caso extraño en el caso de Rebay, no están fechadas. Esta colección incluye transcripciones para voz y guitarra de canciones de Gartefeldt, Balakireff y Mussorgsky, así como canciones de trabajo, como “Dubinuschka” (una canción de trabajadores del puerto), o “He uch-la!”, canción de trabajo de los remolcadores de barcos del Volga. Rebay debió de estar especialmente interesado en estas canciones, ya que también arregló dos de ellas para la combinación de viola y guitarra, transcripción realizada en 1939.

Ferdinand Rebay mostró un interés especial por las transcripciones, como puede deducirse de las cuarenta transcripciones con guitarra conservadas en la Biblioteca Nacional de Austria. Los autores fruto de su trabajo de transcripción son variados: desde Johann Sebastian Bach hasta Claude Debussy, pasando por Johann Strauss o Max Reger. Teniendo en cuenta la variedad estilística de los distintos compositores elegidos por Rebay, Johannes Brahms resulta una de las opciones más obvias, dada la profunda similitud estilística entre ambos. “Die Sonne scheint nicht mehr” y “Da unten im Tale” se conservan en una versión manuscrita autógrafa, fechada el 30 de noviembre de 1938, y alojada en la Biblioteca Nacional de Austria. Las dos canciones proceden de la colección “Deutsche Volkslieder” WoO 33, publicada en 1894, tres años antes de la muerte de Brahms. Cuatro años antes, en 1890, el gran compositor alemán decidió abandonar la composición, dedicando parte de sus esfuerzos a revisar algunas de sus obras anteriores; el resultado de esta labor de revisión es esta colección de 49 canciones populares alemanas, en gran medida fruto de su trabajo de investigación de diversas colecciones de canciones populares alemanas, y bajo el consejo y orientación de Eusebius Mandyczewski (quien, como ya dijimos, fue uno de los primeros mentores de Rebay en la composición).

Esta conexión Brahms-Mandyczewski-Rebay se nos presenta, pues, como la responsable de estos maravillosos arreglos que cierran la presente grabación.

Gonzalo Noqué (de las notas al compacto)

descuentos especiales

15,95 €

Arsis
Ferdinand Rebay
Der Kleine Rosengarten; Seis cantos populares...

31,90 €

Arsis
GIUSEPPE SAMMARTINI...
Sonatas de un oboísta
47,85 €
45,46 €

15,95 €

Arsis
Ferdinand Rebay
Der Kleine Rosengarten; Seis cantos populares...

31,90 €

Arsis
GIUSEPPE SAMMARTINI...
Sonatas de un oboísta

18,95 €

Arsis
Ab origine
Obras para trompa natural
66,80 €
60,12 €

+ del mismo sello

16,95 €
Arsis
CANCIÓN DE ARTE
Obras de J.Nin, G.Durán, R.Halffter, S.Bacarisse...
15,95 €
Arsis
Wolfgang Amadeus Mozart
Requiem (Arreglo para cuarteto de Peter Lichtenthal)
15,95 €
Arsis
La Ritirata
Chiaroscuro
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00