buscar

Arcana | ESPAÑOLA | MEDIEVAL Y RENACENTISTA (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

Esteban Daça
El Parnaso. Valladolid, 1576


REF.: A 316
EAN 13: 3464858013167
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el jueves 17/10/2019


FECHA DE PUBLICACIÓN
24/06/2002

INTÉRPRETES

EL CORTESANO
José Hernández Pastor, altus
Ariel Abramovich, vihuela



CONTENIDO
Esteban Daça (c1537-c1594)
El Parnaso. Valladolid, 1576

Quando las desdichas mias (Villancico a quatro) - Ay, fortuna cruel (Soneto a quatro) - Mira Iuan lo que te dixe (Villancico a quatro) - Pues ya las claras fuentes, de Zaballos (Villanesca a quatro) - A tierras agenas (Villancico a tres) - Fantasia de passos largos - Callese ya Mercurio (Villanesca a quatro) - Ay mudo soy, hablar no puedo (Soneto a quatro) - Quan bien aventurado (Cancion en castellano, a quatro) - Quien te hizo Iuan pastor (Villancico a quatro) - Fantasia por el tercero tono - Zagaleja la de lo verde (Villancico a quatro) - Esclarecida Iuana, de Villalar (Villanesca a quatro) - Serrana, ¿donde dormistis? (Villancico a quatro) - A Dios, a Dios verde ribera de Guerrero (Villanesca a quatro) - Duro mal, de Zaballos (Villanesca a quatro) - Nunca mas veran mis ojos (Villancico a tres) - Fantasia a 3, por el octavo tono - ¡Alegrias, alegrias! (Villancico a quatro)- Ay de mi sin ventura, de Nabarro(Villanesca a quatro) - Dame acogida en tu hato (Villancico a tres) - Fantasia de passos largos - Escripto esta en mi alma (Soneto a quatro) - Prado verde y florido, de Guerrero (Villanesca a quatro) - Gritos dava la morenica (Villancico a tres) - Enfermo estava Antioco (Romance a quatro)

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Con verdadera alegría acogemos la aparición de este disco compacto, el primero que se dedica en exclusiva al compositor y vihuelista Esteban Daza (Estevan Daça, según la grafía de la época). El intérprete del mismo es El Cortesano, nombre tomado del tratado renacentista de Luys Milán así llamado, el cual se inspira a su vez en el de Baltasar Castiglione.
El Cortesano lo integran, al menos por ahora, el contralto José Hernández Pastor y el vihuelista Ariel Abramovich. Éste utiliza dos vihuelas en la grabación, una en sol de Cesar Mateus (Princeton, New Jersey, 2001) y otra en mi, de Joël van Lennep, procedente de la colección de Hopkinson Smith.
Aunque se han encontrado algunos ejemplos posteriores, el libro de Esteban Daza titulado El Parnaso (Valladolid, 1576) es el último de los siete grandes libros de vihuela, instrumento aristocrático del que tan sólo nos ha llegado música del siglo XVI, un patrimonio de oro cuyo número de piezas se acerca a los siete centenares.
A pesar de los años transcurridos desde la publicación del Sexto Libro, Orphénica Lyra, de Miguel de Fuenllana, veintidós exactamente, la obra de Daza sigue el estilo y la línea de sus antecesores: Milán, Narváez, Mudarra, Valderrábano, Pisador y Fuenllana. Las innovaciones estilísticas de Daza son escasas, y tal vez por eso su figura no había interesado a los investigadores, que lo consideraban un epígono de aquéllos. Fue el vihuelista John Griffiths, profesor de música de la Universidad de Melbourne (Australia) quien se interesó de modo especial por Daza, según él maestro excelente en el contrapunto imitativo de sus Fantasías, verdaderos "motetes sin palabras" al decir de Griffiths.
Pero esta grabación, si bien recoge cuatro hermosas fantasías de absoluta invención del vihuelista vallisoletano, se centra en las numerosas intabulaciones de la obra de Daza, concretamente en las incluidas en la Tercera Parte, o libro de El Parnaso. Allí recoge el músico castellano una veintena de canciones profanas españolas, grabadas ahora casi en su totalidad. No son obras propias, sino reducciones para vihuela y canto (preferentemente de tiple o altus) de canciones o villancicos polifónicos preexistentes. Si no de todos, de buena parte de ellos se ha localizado la autoría, aunque alguno no coincide musicalmente con el que emplea el mismo texto en otro manuscrito. No estamos, por tanto, como ocurre con otros vihuelistas compositores, ante obras expresamente escritas para canto y vihuela, sobre todo en Milán y en Mudarra, sino de obras polifónicas a varias voces, arregladas muy hábilmente por Daza sin perder fidelidad al original.
Escuchar esta grabación es sumergirse en el espíritu más puro y elegante del Renacimiento español, que en Castilla alcanzó cotas de alto refinamiento en todos los órdenes. Son canciones tan bellas por la música como por la letra, sean villanescas, más italianizantes, o villancicos hispanos. Recordemos que entre los músicos intabulados por Daza figura el gran Francisco Guerrero, Rodrigo de Ceballos, Juan Navarro, el cantor papal Pedro Ordóñez o el maestro zamorano Andrés de Villalar, maestro de capilla en Córdoba. En cuanto a la poesía, baste decir que la visión bucólica de la naturaleza propia del Renacimiento sirve de fondo en algunas canciones a la quejas amorosas. Un amor siempre espiritual y contemplativo, como era norma entre los caballeros de la época. Aquí encontramos sonetos ya de gran perfección, al estilo de los italianos, implantados por entonces en España por Boscán y Garcilaso, tras la célebre conversación del Generalife granadino con el embajador veneciano Andrea Navagero. Quiso también Daza recoger, siguiendo la tradición castellana, un romance polifónico, en este caso el muy dramático Enfermo estaba Antioco, que narra los amores de este príncipe seleúcida enamorado de su madrastra.
La versión de El Cortesano es excelente por su expresividad y nitidez. Hernández Pastor revela un entendimiento excepcional del estilo, que rechaza lo enfático para cantar con delicadeza la intimidad de este repertorio. Abramovich procura llevar tiempos movidos que eviten rupturas, y las distintas secciones se enlazan con naturalidad. Digamos también que piezas como el hermoso soneto Ay, mudo soy, a 4 voces, del extremeño Pedro Ordóñez, o Pues ya las claras fuentes, villanesca del andaluz Rodrigo de Ceballos, sólo nos han llegado en El Parnaso de Daza.
Desde el punto de vista histórico hay que resaltar que la grabación se ha llevado a cabo en la iglesia de San Miguel de Valladolid, muy próxima por cierto a la magnífica de San Benito el Real, en la que los Daza fundaron una capilla cuyo blasón ilustra la portada y el interior del cofre de este disco.
No es de extrañar que la activa Fundación Municipal de Cultura de Valladolid, que en 1988 celebró en la Casa Revilla un importante simposio homenaje a Esteban Daza, haya apoyado la edición de una parte esencial de la cultura vallisoletana. Delicias del Pisuerga con las que nos explicamos mejor las maravillas platerescas del San Pablo o San Gregorio.

Andrés Ruiz Tarazona

descuentos especiales

16,95 €

Arcana
Esteban Daça
El Parnaso. Valladolid, 1576

11,95 €

Glossa
Canción del Emperador
Música para vihuela
28,90 €
27,46 €

16,95 €

Arcana
Esteban Daça
El Parnaso. Valladolid, 1576

11,95 €

Glossa
Canción del Emperador
Música para vihuela

16,95 €

Arcana
Occhi belli, occhi neri
Las cantatas romanas de Marco Marazzoli
45,85 €
41,27 €

+ del mismo compositor

11,95 €
Glossa
Canción del Emperador
Música para vihuela

+ del mismo sello

33,90 €
Arcana
Franz Schubert
Sonatas completas para piano
16,95 €
Arcana
Guillaume Dufay
El humanismo musical italiano
27,90 €
Arcana
Wolfgang Amadeus Mozart
Los últimos cuartetos para cuerdas
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00