buscar

Neos | CAMARA | ESPAÑOLA | SIGLOS XX Y XXI (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

José Manuel López López
Obras para solistas y ensemble


REF.: NEOS 10814
EAN 13: 4260063108143
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 16/09/2019

Las piezas de José Manuel López trascienden sus exquisitamente elaboradas arquitecturas internas basadas en análisis espectrales del sonido y exploraciones tímbricas que componen su alquimia de color, para elevarlas hacia planos espirituales a través de fugaces metamorfosis formales. En ellas López López conjuga poesía y especulación, ciencia acústica y refinamiento artístico. Bajo las directrices precisas de Fabián Panisello el intachable Plural Ensemble las dice con una profundidad exquisita, matizando sus dinámicas extremadas y sutiles con un tacto fuera de lo común.


FECHA DE PUBLICACIÓN
22/10/2008

INTÉRPRETES

Anne Mercier, violín
Esteban Algora, acordeón
David Apellániz, violonchelo
Plural Ensemble
Fabián Panisello, director



CONTENIDO

José Manuel López López (1956):

[01] Le parfum de la lune (2003) 17:49
para violín solo y ensemble

[02] El arte de la siesta (2005) 18:28
para acordeón solo, flauta, clarinete, piano, percusión, violín, violonchelo y electrónica en tiempo real

[03] A Tempo (1998) 15:00
para violonchelo solo y ensemble

[04] Rhea (1989) 05:58
para trío de cuerda y ensemble

1 CD - DDD - 57'14''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

todo este registro que nos revela un perfil del compositor dibujado con la claridad, emoción y sentido poético que merece. Las piezas de José Manuel López trascienden sus exquisitamente elaboradas arquitecturas internas basadas en análisis espectrales del sonido y exploraciones tímbricas que componen su alquimia de color, para elevarlas hacia planos espirituales a través de fugaces metamorfosis formales. En ocasiones, como sucede en las dos primeras piezas, la poesía oriental añade otros planos de lectura que son recorridos por un expresivo y magnético lirismo.

Le parfum de la lune (2003), para violín y conjunto, desarrolla un interior vuelo espiritual en donde micro y macrocosmos se fusionan dentro de una atmósfera ingrávida, liviana. Los haiku de Yosa Buson, en donde se inspira la pieza, son poemas en los que la naturaleza resuena interiormente reflejando estados de ánimo, tocándonos el inconsciente. Le parfum…sin buscar la ilustración ni la equivalencia musical, nos lleva hacia un ámbito de pura y refinada percepción musical con acento francés. Como en cierto modo es en El arte de la siesta (2205), para acordeón, conjunto y electrónica en tiempo real. Climas suscitados por poemas chinos; el estío, su calor, su silencio o alboroto de insectos, pájaros, lluvia o incluso la pesadilla, forman un sugerente, intenso y misterioso paisaje para la ensoñación propiciado por increíbles timbres extraídos del acordeón y la electrónica. Anterior a éstas, A tempo (1998), para cello y conjunto, es una fluida y ágil pieza más experimental que pone en juego distintas concepciones del tiempo y desarrolla la idea fundamental de física-poesía-espiritualidad. Rhea (1989), relacionada con la anterior, y escrita para trío de cuerdas y conjunto, propone una relación espacio-tiempo que busca impresiones tridimensionales. 

Manuel Luca de Tena

EL ARTE DE LA LIGEREZA MUSICAL

Existen músicas “pesadas” que nos anclan en la tierra, que nos atan al suelo, que nos procuran una deliciosa sensación de parálisis aun animándonos: cabe pensar en la viril energía del rock, en las masas ctónicas de un Xenakis, en los tambores de Burundi … Y al mismo tiempo existen músicas “ligeras”, más propicias a lo sublime (en el sentido kantiano del término) y a la emoción, que tienden a desvanecerse, a escapar hacia las alturas, y que tocan el acorde de lo poético, lo misterioso o lo espiritual.

Si nos viéramos obligados a clasificar la música de José Manuel López López recurriendo a esta sencilla dicotomía –de un musicólogo siempre se espera que dispense etiquetas– la pondríamos sin problemas en el lado de la ligereza. En muchos aspectos su música se despliega como un arte de la manifestación sonora, un arte de la disolución de la materia, de su reblandecimiento, de su flexibilidad: en ella no hay objetos sólidos, y si aparecen es para fluidificarse enseguida; del mismo modo, a la manera del espectralismo, su construcción formal se resuelve a menudo en el despliegue procesual, en progresivas evoluciones donde la materia parece escurrirse en nuestras manos.

En este sentido se descubre otra cualidad: el extremado refinamiento de su escritura, y en especial del trabajo sobre los timbres, refinamiento que remite directamente a la música impresionista –otro arte musical de la difuminación, de la voluta, de lo fugitivo–; refinamiento que va a la par con esa consciencia de la multiplicidad que el compositor ha hecho suya. Por otra parte, con el arte de la ligereza musical característica de José Manuel López López incluso el oyente más atado a lo terrenal se arriesga a verse elevado a cimas insospechadas gracias a la presencia de “escalas vertiginosas” (gamas ascendentes muy rápidas) o de sostenidos en extremo agudos. Pero quizá la característica más evidente de esta música ingrávida es esa intensa sensación de poesía sonora que desprende.

Resumiendo su evolución, José Manuel López López explica que su música ha ido “de la nota al espectro armónico, de la música pura a la poesía sonora”, evolución que atestigua este disco que contiene piezas de 2003 y de 2005, una de 1998 y otra que puede calificarse quizá de obra de juventud, donde la alquimia del espectro armónico y de la poesía sonora todavía no había surgido.

Le parfum de la lune (2003, para violín solista y conjunto instrumental, encargo de la Residencia de Borgoña, dedicada a Dominique Dournaud y Anne Mercier) está inspirada en unos haikus de Yosa Buson (1716–1784) que no se amparan ni en la filosofía ni en el gesto enfático, sino que evocan de modo muy refinado instantes de fusión con la naturaleza, como en el siguiente caso: “En el viento de la tarde / me aca]ricia el rostro / una esquina del mosquitero”.

“La idea consiste […] en servirse de las diferentes situaciones relacionadas con los estados de ánimo, momentáneos, de la naturaleza u otros propuestos por Buson como soporte sensible de técnicas compositivas extraidas de la física del sonido”, escribe el compositor. Sería difícil encontrar equivalencia exacta entre un haiku y una sección musical, pero es posible que el violín solista, que constantemente alienta con nuevos impulsos al conjunto instrumental, constituya el motor.

En cuanto a la “física del sonido”, José Manuel López López desarrolla el material sonoro a partir del análisis espectral de las sonoridades y de los modos de uso de los instrumentos empleados. La intensa poesía sonora que desprende la escucha de Le parfum de la lune procede, entre otras cosas, de su increíble exploración tímbrica, de la manera de tocar tanto el violín solista como los otros instrumentos: en muchos aspectos la ligereza de esta pieza es la misma que la de los caleidoscopios de nuestra infancia.

Para el oyente apresurado destacaremos algunos instantes especialmente aéreos: ataque sobreagudo del violín al comienzo de la obra: arpegios espectrales en el compás 31 (02:00 en la presente grabación), escalas vertiginosas (compás 38, 02:43); rainsticks (compás 105, 06:40) – [palos de lluvia, instrumento compuesto por un tubo hueco y largo relleno con semillas o piedrecitas, compás 105, 06:40); glissandi ascendentes de las cuerdas, multifónicos de los vientos, gamas espectrales … (compás 118, 08:19); solo de violín  y después tutti de las cuerdas sobre una línea que debe “seguir la frecuencia modulada por el clarinete y efectuar variaciones a partir de ella”, frecuencia constituida por la nota más aguda posible (compás 239, 13:15) …

Si Vivaldi (en el segundo movimiento del concierto La primavera de Las cuatro estaciones) no hubiera sido italiano, El arte de la siesta (2005, para acordeón solista, flauta, clarinete, piano, percusión, violín, violonchelo y electrónica en tiempo real, encargo del CIRM para el Festival Manca 2005 de Niza, dedicada a Esteban Algora) podría calificarse de poesía sonora característicamente española …

Inspirándose en poetas chinos de diferentes dinastías – Lo Tien (772–846), Ming (1368–1644), Wen Cheng Min (1470–1599) … – el compositor hace “referencia a sensaciones sonoras propias del estío [intentando] representar el calor agobiante del verano, el gorjeo de los pájaros en el crepúsculo, la ligera brisa, el viento cálido, el exuberante follaje de los árboles, la lluvia vaporosa, el chaparrón, para recrear gracias a la técnica y a la escritura instrumental e informática algunas impresiones atemporales por todos conocidas”.

A ello hay que añadir que el acordeón, en virtud de su fuelle, resulta perfectamente adecuado para la descripción de la siesta. ¡Lo que sucede, ay, es que no se trata de una siesta tranquila! Desde el comienzo (compás 2, a los 00:53) el pianista, “cerrando con fuerza la tapa de su instrumento”, nos indica que el sueño tal vez discurra por espacios pesadillescos; y eso es lo que ocurre, pues la música acusa una progresiva agitación y el clima se ensombrece. Desde luego, no resulta recomendable hacer la siesta después de una copiosa comida …

Y sin embargo, como siempre en el caso de José Manuel López López, la ligereza acaba por triunfar, gracias sobre todo a la electrónica y a sus sonoridades granulosas (que pueden escucharse por primera vez en el compás 7, 01:14), que imitan en ocasiones las de los instrumentos que, a su vez, evocan las del rainstick.

A Tempo (1998, para violonchelo solista y conjunto instrumental, dedicada a Pierre Strauch), por la multiplicidad de los tiempos utilizados (“tiempo estructural, contemplativo, físico, psicológico, etc”, según escribe el compositor), por el predominio de un acorde espectral apoyado en un do cuyos armónicos superiores no dejan de sucederse, por su escritura plasmada en rápidas escalas así como por muchos otros elementos, es la pieza de ligereza más debussyana de todo el disco, al menos en su sección central, donde uno cree a veces estar escuchando una obra del maestro francés.

En esta parte central unos acordes espectrales de gran fluidez (como el arpegio ascendente do, sol, mi, la#, fa#, do#  en el compás 218, a los 04:52) –que se descomponen hacia el final de la obra– contrastan con la escritura entrecortada del principio, en la que se imbrican una larga serie de pequeños motivos. Por otra parte, A Tempo es quizá una de las primeras obras del catálogo de José Manuel López López que accede a la categoría estética de poesía sonora, en la que se unen espiritualidad y física del sonido.

Es lo que se deduce de las indicaciones del compositor, cuyo tono tiene algo de revelación imaginaria al modo de Borges: en esta pieza “me he enfrentado a una inesperada y extraña reacción química que se me planteaba y que compás tras compás me situaba en un territorio experimental que me ha permitido probar caminos nuevos que, de otra forma, nunca hubiera seguido. Comenzaba así a aproximarme a esa simbiosis con la cual soñaba y que había buscado durante años: la transformación de la poesía sonora en ciencia y de la ciencia en música. Una infinidad de estados de ánimo, sentimientos o intuiciones viscerales surgían por fin y ascendían mediante un lenguaje musical hecho de gestos simples y directos al universo de los principios físicos que rigen el sonido”.

La pieza titulada Rhea (1989, para trío de cuerdas y conjunto instrumental, dedicada a Nicolas Brochot) revela un intenso trabajo relacionado con el tiempo musical: reô, “fluir” en griego; Rea, “diosa de la temporalidad”, según explica el compositor. Más austera que las anteriores, resulta también más ruda – ¿menos ligera?. Más clásica en algún sentido – se desarrolla según una gramática “contemporánea”–, presta menos atención a las sonoridades, a los timbres o a los procesos que a la armonía y al gesto.

La disposición espacial original (sobre el escenario los solistas se disponen en el centro, dividiéndose el conjunto en dos subconjuntos, a izquierda y derecha), permite además al joven José Manuel López López elaborar una original serie de propuestas sonoras. Por lo demás, “la relación entre tiempo y espacio […] sirve para desarrollar la forma no como un objeto plano y lineal sino, por el contrario, a manera de objeto con relieves variables y cambiantes, como si se tratara de una escultura tridimensional que se agita ante nosotros para mostrarse bajo diferentes ángulos de escucha”.

Makis Solomos
Traducción del francés : Javier Palacio

Fuente de las citas: indicaciones de José Manuel López López sobre sus obras; “La biología del sonido”, entrevista con José Manuel López López en Andrew Ford/José Luis Téllez, Música presente. Perspectivas para la música del siglo XXI (Madrid, Fundación Autor, 2006).

descuentos especiales

16,95 €

Neos
José Manuel López López
Obras para solistas y ensemble

16,95 €

Verso
José Manuel López López /...
La Grande Céleste
33,90 €
32,21 €

16,95 €

Neos
José Manuel López López
Obras para solistas y ensemble

16,95 €

Verso
José Manuel López López /...
La Grande Céleste

13,95 €

Verso
José Luis Turina
Música de cámara
47,85 €
43,07 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Verso
José Manuel López López /...
La Grande Céleste
16,95 €
Kairos
José Manuel López López
Concierto para piano, concierto para violin, ...

+ del mismo artista

16,95 €
Verso
César Camarero
Obras de cámara y música de danza
16,95 €
Verso
José Manuel López López /...
La Grande Céleste
13,95 €
Verso
José Luis Turina
Música de cámara

+ del mismo sello

16,95 €
Neos
H.E. Erwin Walther
Música de cámara
17,95 €
Neos
Le Sacre
Claude Debussy; Igor Stravinsky
17,95 €
Neos
Donaueschinger Musiktage...
Manos Tsangaris
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00