La Quinta de Mahler Beckmesser Revista El arte de la fuga

Itinerant Records | BARROCA | CAMARA | RECITAL VOCAL (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

François Couperin
Plaisir Sacré


REF.: IE 001
EAN 13: 7502258852934
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 03/04/2017

La Bellemont, ensemble especialziado en el repertorio francés para viola da gamba y bajo continuo, tiene como bases de su trabajo el placer por el sonido per se y la retórica gestual. En este bello álbum con el que inauguran trayectoria discográfica en el sello Itinerant, graban una selección de motetes y piezas sacras en torno al universo couperiano que nos permiten apreciar la síntesis perfecta que el compositor francés logró con la juntura de los estilos francés e italiano, así como el un especial tratamiento de las voces que La Bellemont hace interactuar con con el bajo continuo con objeto de frasear y modular el sonido como si fueran violines, en la más genuina línea de la sonata en trío de Arcangelo Corelli.


FECHA DE PUBLICACIÓN
04/06/2014

INTÉRPRETES
Delia Agúndez, soprano
Magdalena Padilla, soprano
Jesús María García Aréjula, barítono
Johanna Rose, viola de gamba bajo y pardessus de viole

La Bellemont

Sara Ruiz, viola de gamba bajo y pardessus de viole
Laura Puerto, órgano
Rafael Muñoz, archilaúd, tiorba y dirección


CONTENIDO
Plaisir sacré
Música en torno a François Couperin

Marin Marais (1659-1728)
Prélude

François Couperin (1668 -1733)
Venite Exultemus Domino
Victoria! Christo Resurgenti

Marin Marais:
Tombeau pour Monsieur de Sainte Colombe

François Couperin:
Troisième Leçon de Ténebrès

Sainte Colombe le fils (c.1660 – c.1720)
Prélude
Fantaisie en Rondeau

François Couperin:
Domine, salvum fac Regem
Regina Coeli Laetare

1 CD - DDD

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

El mejor Couperin es español

Eduardo Torrico /

François Couperin es, junto a Jean-Philippe Rameau, el más grandioso exponente de la música barroca francesa, aunque tal afirmación pueda resultar un tanto paradójica si tenemos en cuenta que no cultivó la ‘tragédie lyrique’, el más peculiar de los géneros musicales que hubo durante ese periodo en Francia. Miembro señero de una prominente y prolija familia de músicos, es su vasta producción para teclado la que suscitó más elogios en vida del compositor (entre ellos, los de Johann Sebastian Bach, que lo tenía en altísima consideración) y la que aún hoy sigue siendo más apreciada. Pero Couperin fue también un conspicuo autor de música sacra, si bien es esta una faceta bastante menos conocida. 

Discípulo de su padre, Charles, y de su tío François (apodado ‘l’Ancien’ para distinguirlo de él), su educación musical fue poco formal, al menos hasta que se hizo cargo de ella Jacques Thomelin, organista de Saint-Jacques de la Boucherie, a quien sucedería en 1693 como organista de la Chapelle Royale con el título de ‘organiste du Roi’. Couperin estuvo en el cargo hasta la muerte de Luis XIV, acaecida en 1715, con especial dedicación a componer música religiosa, entre la que encontramos una veintena de motetes corales. Al contrario de Jean-Baptiste Lully, al que se puede considerar padre del ‘grand motet’, Couperin optó por los ‘petites motets’, piezas para una, dos o tres voces acompañadas por un bajo continuo, en los cuales se constata una influencia italiana tan chocante como incontestable. 

La Bellemont, pese a lo que pueda colegirse del nombre, es un grupo de cámara íntegramente español, el cual hace tres años causó una fuerte impresión con su primer disco, aparecido en el sello Brilliant Classics y dedicado a la música para viola da gamba de Marin Marais, con el título de La Voix de la viole. Desde entonces, La Bellemont (la violagambista Sara Ruiz, el laudista Rafael Muñoz y la clavecinista y organista Laura Puerto) ha estado volcada en la elaboración de este su segundo disco, Plaisir sacré, que pivota sobre los ‘petites motets’ de Couperin, lo cual es ya en sí una magnífica noticia, pues apenas hay representación fonográfica de estas obras. Tenemos que remontarnos a 1984 para hallar una grabación similar; entonces, las sopranos Jill Feldman e Isabelle Poulenard y el bajo Gregory Reinhardt, junto a Jaap ter Linden (viola da gamba) y Davitt Moroney (órgano), registraron en Harmonia Mundi cuatro ‘petites motets’: Venite exultate Domine, Regina coeli laetare, Domine salvum fac Regem y el Motet de Saint Augustin.

Justo treinta años después, La Bellemont vuelve a grabar estos cuatro motets, añadiendo un quinto, Ad te levavi oculos meus. Incluye, además, la Troisiéme leçon de Ténebrès, obra cumbre del genio couperiano. Junto al trío nuclear del grupo, aparecen en este disco las sopranos Delia Agúndez y Magdalena Padilla, el barítono Jesús García Aréjula y la violagambista Johanna Rose. El programa se divide en cuatro bloques o excursus, que se articulan en torno a preludios e intermedios instrumentales de compositores barrocos franceses: los Sainte-Colombe (padre e hijo), Guillaume Gabriel Nivers, Louis Couperin y el guitarrista y tiorbista Angelo Michele Bartolotti, que aunque italiano de origen pasó los últimos años de su vida en Francia. Es en estas obras sacras donde mejor se aprecia la síntesis perfecta que Couperin hace de los estilos francés e italiano. Uno de los grandes aciertos de La Bellemont radica en el tratamiento de las voces, que interactúan con el bajo continuo para frasear y modular el sonido como si fueran violines, en la más genuina línea de la sonata en trío de Arcangelo Corelli. 

Mentiría si dijera que me ha sorprendido el resultado. En primer lugar, porque La Bellemont ya demostró en su disco de Marais su altísimo grado de cualificación y su absoluto dominio del lenguaje barroco francés. En segundo lugar, porque hace ya algún tiempo que son voces meridionales (italianas, españolas, portuguesas e, incluso, argentinas) las que mejor se adaptan a este repertorio, sobre todo si el trabajo es tan cuidadoso en los más pequeños detalles como lo es este. Agúndez y Padilla, que forman parte de ese esplendoroso plantel de jóvenes cantantes que han surgido en España en los últimos años, están sublimes, al igual que lo está García Aréjula, que ya no es tan joven pero que sigue siendo una de las voces graves más sobresalientes de entre las que se dedican en nuestro país a la música antigua. En el aspecto instrumental, la riqueza y la suntuosidad de La Bellemont, tanto en el bajo continuo como en las piezas a solo, son sencillamente portentosas.

El disco supone el debut del novel sello español Itinerant en el terreno de la música antigua. Si el contenido musical es sobresaliente, otro tanto cabe decir de la presentación del mismo y del contenido de la carpetilla informativa.

descuentos especiales

16,95 €

Itinerant Records
François Couperin
Plaisir Sacré

13,55 €

GLOSSA
A piacere
Música para viola da gamba
30,50 €
28,98 €

16,95 €

Itinerant Records
François Couperin
Plaisir Sacré

13,55 €

GLOSSA
A piacere
Música para viola da gamba

16,95 €

VIVAT
Couperin; Marais; Ste. Colombe
Tres Lecciones de Tinieblas
47,45 €
42,71 €

+ del mismo compositor

16,95 €
PAN CLASSICS
Touch Me Lightly
Obras para viola da gamba de Dowland, Corkine,...
14,95 €
ALIA VOX
Marin Marais
Alcione, Suites des Airs à joüer (1706)
16,95 €
GLOSSA
François Couperin
Piezas para violas

+ del mismo artista

14,95 €
Fono Ruz
Músicas para la cámara de...
Cinco Siglos & Delia Agúndez
16,95 € 13,55 €
GLOSSA
A piacere
Música para viola da gamba