buscar

Audite | ESPAÑOLA | OPERA | RECITAL VOCAL | ROMANTICA Y NACIONALISTA (3 CD)

Facebook Twitter

precio

31,90 €

Pilar Lorengar
Arias [1959-1962]


REF.: AUD 21420
EAN 13: 4022143214201
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el martes 01/12/2020

Ligereza, brillo, intimidad y una infalible pureza de tono son algunas de las muchas virtudes que logró concentrar en su canto la añorada soprano zaragozana Pilar Lorengar. Virtudes que la predestinarían a encarnar papeles líricos rebosantes de juventud y energía en el ámbito de los repertorios alemán, italiano y francés. Las grabaciones en vivo y en estudio aquí reunidas y fechadas entre 1959 y 1962 no sólo así lo atestiguan, sino que nos permiten deleitarnos con un repertorio nacional que la cantante brindaría verdaderamente emocionada.


FECHA DE PUBLICACIÓN
01/07/2014

INTÉRPRETES
Pilar Lorengar, soprano
Richard Klemm, viola da gamba
Siegfried Behrend, guitarra
Radio-Symphonie-Orchester Berlin
RIAS-Kammerchor
RIAS-Orchester Berliner Philharmoniker
Arthur Rother, Ferdinand Liva, Fried Walter, dirección


CONTENIDO
CD 1

1 Bellini: Norma (Casta Diva) 11:07
2 Puccini: Turandot (Signore, ascolta) 2:34
3 Händel: Giulio Cesare (Piangerò) 7:37
4 Granados: Goyescas (La Maja y el Ruiseñor) 6:33
5 Puccini: Madama Butterfl y (Un bel dì vedremo) 4:42
6 Puccini: La Bohème (Mi chiamano Mimi) 5:01
7 Scarlatti: Pirro e Demetrio (Le Violette) 2:16
8 Mozart: Die Zauberfl öte (Ach, ich fühl’s) 4:31
9 Mozart: Don Giovanni (Crudele) 7:10
10 Verdi: Ernani (Ernani, involiami) 4:42
11 Verdi: La Traviata (E strano) 7:29

CD 2

1-4 Rodrigo: Cuatro Madrigales amatorias 8:17
5-6 Nin: 20 Cantos populares españolas (14, 15) 5:02
7-9 Leoz: Triptico de Canciones 3:21
10-12 Guridi: Seis Canciones Castellanas (4, 5, 6) 9:22
13-15 Granados: 11 Tonadillas (2, 3, 8) 6:20
16-18 Toldrà: Seis Canciones (2, 5, 6) 9:14
19-23 Verdi: Composizione da camera 14:45

CD 3

1 Bellini: Dolente immagine di fi lle mia 2:37
2-5 Mozart: Lieder / Kanzonen 9:19
6 Händel: Nò se emenderá jamás 6:15
7 Anonymus: Tres morillas 1:45
8 Milarte: A la sombra de mis cabellos 1:43
9 Daza: Enfermo estaba antioco 1:29
10 Bermudo: Mira nero de Tarpeya 1:06
11 Narváez: Con qué la lavaré 3:31
12 Vásquez: De los álamos vengo 0:49
13 Mudarra: Triste estaba el rey David 1:56
14 Milán: Durandarte 3:57
15 Pisador: Guarte el rey Don Sancho 1:06
16 Pisador: La mañana de San Juan 0:47
17 Valderrábano: Ay, de mi 1:26
18 - 26 Lorca: Nine old spanish Folk Songs 19:22

3 CD - ADD

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Pilar Lorengar, la voz radiante

Arturo Reverter

Siempre es un placer escuchar la radiante voz de Pilar Lorengar, a quien teníamos algo olvidada. Su muerte en Berlín, el 2 de junio de 1996, a los 68 años, víctima del cáncer que la hizo retirarse a los 63, dejó el consiguiente vacío, el ocupado por una intérprete de excepción, una artista de gran clase, una trabajadora infatigable poseedora de un timbre muy peculiar y característico, realmente único. Este álbum de Audite nos trae muy vivo su recuerdo a través de una serie de interpretaciones de ópera, canción y lied grabadas en la capital de Alemania, a la que estaba ligada desde finales de la década de los cincuenta, en los años 1959, 1960, 1961 y 1962.

Hablábamos del personal timbre, que de nuevo volvemos a escuchar, ahora en magníficas condiciones técnicas. Las idóneas para recuperar aquella voz impar y aquel arte de canto tan medido, musical y efusivo; aquella naturalidad, aquel flujo riente y tranquilo. Aquel singular vibrato stretto, preñado de eléctricas descargas, de pequeños y audibles corpúsculos luminosos. Una oscilación en la altura del sonido más presente y nítida de lo que es habitual en la mayoría de las voces y que en la cantante aragonesa otorgaba a la emisión una excitante animación, contraria a la sensación producida por otras voces más tersas, de sonido más spianato, más planas. Una vibración que, pese a su evidencia y notoriedad, no afeaba, sino que embellecía un timbre de por si claro, radiante, como arriba se dice, por el que daba la impresión de que corría un aire límpido y bienhechor; un timbre, en el que, no obstante, podían esconderse zonas de sombra, remansos penumbrosos que contribuían a dar carácter al sonido y proyección a la emisión.

Era el timbre de una lírica pura dotada de una nada despreciable anchura, de un vigor y una potencia muy estimables. Rasgos que, en efecto, concedían personalidad y hacían única a la voz de nuestra soprano. A esta cualidad colorista se unía una gran extensión de más de dos octavas. De antiguo Lorengar había accedido con insolente facilidad, con pasmosa naturalidad a la zona aguda y sobreaguda. Do natural y sostenido, re natural sin perder ni posición, ni timbre, ni potencia; si acaso proyectando con mayor intensidad y otorgando al sonido la calidad del cristal traslúcido. Como complemento de estas cualidades figuraba la igualdad, la homogeneidad, la plenitud, patrimonio de escasos instrumentos vocales: del grave, sólo leve y elegantemente apoyado, pero audible en el repertorio habitual, al agudo. 

La línea emisora se mostraba nítida, recta, sin fisuras, la reproducción de armónicos siempre proporcionada, incluso en el inapreciable momento del tránsito a la cabeza. La regulación de intensidades, con base en un bien adiestrado diafragma, a la que antes hacíamos referencia, promovía las requeridas matizaciones en la gama. El estilo interpretativo de Lorengar no era, como parece lógico partiendo de estas premisas de tipo instrumental, eminentemente emotivo, de un apasionamiento a flor de piel o desgarrado en la expresión. La suya, y nos acordamos por todas estas cosas de Kraus, que tan bien habló de ella, era una manera de cantar fundamentalmente sobria, pero no rígida; de hecho aplicaba magistralmente la técnica del rubato, y en los tres discos que contiene la caja objeto de estas líneas hay abundantes ejemplos de ello.

Todas las interpretaciones están arropadas por una musicalidad sin tacha, otra de las características del arte de la aragonesa, en la que los valores métricos se embebían en las pequeñas matizaciones dinámicas, en la elegancia en la exposición y en la bella y bien estudiada forma de realizar, sin acentuarlas demasiado, sfumature y smorzature. Factores vitales, por ejemplo en Mozart, autor del cual se nos ofrecen dos arias, la de Pamina y la de Donna Anna (Non mi dir), cantadas con un estilo de austero e intenso clasicismo, y cuatro pequeños lieder con acompañamiento guitarrístico del magnífico Siegfried Behrend. Los personajes operísticos del salzburgués estaban enfocados en la estela de las grandes mozartianas alemanas: Rethberg, Lemnitz, Seefried, Schwarzkopf o Grümmer, con quien nuestra soprano mantenía evidentes concomitancias tímbricas y estilísticas.

Sabedora de sus medios y de su tipo vocal –el de una lírica de muy peculiares rasgos, algunos ya esbozados-, doña Lorenza no sacó casi nunca los pies del tiesto; es decir, cultivó siempre, dentro de un muy variado repertorio, aquellas músicas que le pudieran convenir. Lo que no quiere decir que en alguna que otra ocasión no hiciera inesperadas descubiertas, de las que salió habitualmente indemne. Así, dirigió la mirada a personajes de cierta envergadura dramática, a los que se acercó con prudencia y con éxito, como Jenufa de Janácek, la Reina de Matías el Pintor de Hindemith, Manon Lescaut , Tosca o Butterfly de Puccini. De esta última nos ofrece una muy bella versión de Un bel di vedremo, aunque, en el campo pucciniano, estaba más cerca de una Mimi o una Liù, de las que también hay muestras en el álbum. Una encantadora recreación, justa de expresividad, de Mi chiamano Mimi o una lírica, austera y sensible de Signore escolta, cerrada con un potentísimo y bien regulado si bemol agudo, lo avalan.

En la parcela verdiana, Lorengar hacía una espléndida Violetta, sin los claroscuros de otras grandes. Lo demuestra en su interpretación de la extensa escena de final del acto I de Traviata (sin repeticiones), en donde evidencia su valentía en la zona sobreaguda y deja clara la precisión de sus agilidades, con trinos espléndidos; sin una vacilación en las complicadas roulades de la cabaletta. Como tampoco las muestra en las agilidades del aria de Elvira de Ernani, de impecable ejecución. Pero se trata de una pieza destinada a una soprano dramática o spinto-coloratura, sombría en los graves, de metal penetrante y fúlgido, vigorosa, cualidades que sólo en parte poseía nuestra cantante. Agilidades también las que precisa la cabaletta de Casta diva de Norma, A bello a me retorna, donde exhibe una coloratura sanguínea y exacta, cada nota perfectamente reproducida, sin los trucos de otras. Claro que el aria previa no posee ese toque poéticamente velado, ese sombreado, ese mágico sentido del portamento del que hacía gala una Callas, o ese suave aire cadencioso y sutil de una Caballé (que era una de las que trampeaba en la cabaletta). Norma no era cometido para una voz tan clara y solar. Anotemos que el acompañamiento de la mayoría de las arias, a cargo de la Orquesta de la Radio de Berlín dirigida por el artesanal Arthur Rother, es en general bastante desangelado. Y el Coro RIAS, que interviene en Norma, desafina que es un gusto. En los dos Mozart y los dos Verdi participa la Filarmónica de la ciudad bajo la batuta del ignoto Ferdinand Liva.

Delicada, fresca, minuciosa es la interpretación, tan bien acentuada, de Piangeró la sorte mia de Giulio Cesare de Haendel. Ataques a la franja superior por derecho, intensidad máxima en las vibraciones, fraseo de una nitidez extrema. Deliciosa la famosa arietta Le violette de Alessandro Scarlatti. Y espléndida, expresiva, sustanciosa, intensa La maja y el ruiseñor de Goyescas de Granados, donde doña Pilar se pasea con asombrosa facilidad por las largas frases instrumentales, sin un fallo, sin un desfallecimiento, con una proyección arriba de un brillo excepcional. El que nos traen todas sus recreaciones de las canciones españolas del segundo disco. Los Cuatro madrigales amatorios de Rodrigo, en su edición con orquesta, poseen además una insolente luminosidad, personificada en las ágiles y espejeantes florituras de De los álamos vengo.

Gracia estilizada por arrobas en los dos Cantos populares españoles de Nin y en el Tríptico de García Leoz. Elegancia, suavidad fonadora, control melismático y tersura en las tres de las Seis canciones Castellanas de Guridi. Dicción perfecta. Cada fonema tiene su exacta reproducción. Cómo quieres que adivine resiste cualquier comparación, lo mismo que las demás piezas del CD, con interpretaciones igualmente señeras, como las máximas de Victoria de Los Ángeles o Teresa Berganza. Son versiones, lo mismo que las de las tres Tonadillas de Granados –El majo discreto, El tralalá o el punteado y El mirar de la maja-, y las tres canciones de Toldrá –Madre, unos ojuelos vi, Cantarcillo y Después que te conocí- que tienen el acompañamiento, pulcro, puntual, sensible, de la pianista Hertha Klust, una habilidosa colaboradora de los mejores liederistas de su tiempo. No son de menor rango estas recreaciones que las que la propia soprano grabara en su día de algunas de estas páginas con Félix Lavilla o Alicia de Larrocha. La parte final del CD está dedicada a cinco de las más conocidas canciones de Verdi, expuestas con un entusiasmo y una efusión formidables. Destaquemos el brío de Lo Spazzacamino, con su aire danzable, y el toque dramático dado a Perduta ho la pace.

El tercer CD de este álbum Audite está dedicado a canciones de diversa procedencia, muchas de ellas españolas antiguas, conocidas en su momento por el vinilo de DG y acogidas al título genérico de Canciones del Renacimiento español. Los arreglos eran de José Azpiazu. En todas, además de las señaladas de Mozart, colabora impecablemente Behrend. Buen gusto, exquisitez, delicadeza y estilización suprema.

descuentos especiales

31,90 €

Audite
Pilar Lorengar
Arias [1959-1962]

25,90 €

Glossa
George Frideric Haendel
Imeneo
57,80 €
54,91 €

31,90 €

Audite
Pilar Lorengar
Arias [1959-1962]

25,90 €

Glossa
George Frideric Haendel
Imeneo

13,20 €

Orfeo
Teresa Stich-Randall
Grabaciones nunca antes publicadas 1953-1959
71,00 €
63,90 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Ramée
Georg Friedrich Haendel
Suites de pieces para clave
9,95 €
Supraphon
Václav Talich Special...
Mozart: Sinfonía No. 39 & Sinfonía concertante
14,95 €
Alia Vox
Wolfgang Amadeus Mozart
Réquiem K 626; Maurerische Trauermusik K 477

+ del mismo artista

16,95 €
Linn
Ravel & Duparc
Magdalena Kožená & Robin Ticciati
16,95 €
Neos
Concerti II
Liszt-Bach-Stravinsky
16,95 €
Kairos
Bernhard Gander
Monsters and Angels

+ del mismo sello

16,95 €
Audite
Las grabaciones RIAS del...
Franz Schubert: Cuartetos de cuerda
27,90 €
Audite
Edvard Grieg
Obras sinfónicas, vol. 1
49,95 €
Audite
Las grabaciones RIAS del...
Ludwig van Beethoven: Cuartetos de cuerda
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
De lunes a viernes:
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados:
11:00-14:00

DESTACADO